¿Reservar hotel en línea?

No es tan buena idea como parece…

¿Por qué?

Muchas veces nos dejamos llevar por los precios que nos representa un ahorro “significativo” al momento de querer reservar una habitación de hotel cuando vamos de viaje ya sea por diversión, por trabajo o cualquier otro motivo.

A nivel personal, utilizo los sitios buscadores de hoteles para darme una idea de la disponibilidad y los nombres de las opciones que me parecen aceptables, NADA MÁS.

Al momento de realizar la reservación prefiero un millón de veces visitar la página web del hotel o llamar y hacer la reserva por teléfono DIRECTAMENTE CON EL HOTEL.

Siempre me ha parecido extraña la idea de distintos precios para la misma habitación, hay algo que no encaja!

Trabajando para un banco en la línea de sus tarjetas de crédito vemos diariamente decenas de reclamos debido a que éstas páginas buscadoras de hoteles y sus gangas son un problema, que en algunos casos, podrían considerarse como estafas.

¿Cómo funciona la estafa o engaño?

Confiadamente y esperando ahorrarse unos $$, el cliente le proporciona a estos sitios web toda la información de su tarjeta de crédito y las fechas que ocupará la habitación del hotel. Probablemente el cliente va a recibir un número de confirmación ya sea en la pantalla o por medio de un e-mail.

Así, llega el esperado día. Llega el cliente al hotel y le piden la tarjeta “para verificar la información”. Maravilla… la habitación está lista para usted!!! Hasta este momento todo marcha acorde a los planes.

Oh, Sorpresa! Al hacer el check out, resulta que el intermediario sí hizo la reservación pero no pagó por su estadía y ahora el hotel, EN TODO SU DERECHO, le va a cobrar por el servicio que le prestó.

Entonces le toca al cliente iniciar los trámites ante el banco por los cargos que él aprobó cuando ingresó la info de su tarjeta de crédito VOLUNTARIAMENTE lo que hace el reclamo más complicado. El intermediario alegará que sí realizó el pago ante el hotel y el hotel indicará lo contrario. Mientras tanto usted, el cliente final afectado, deberá pagar los consumos para evitar recargos y deberá esperar la resolución de la disputa abiera, con bastantes probabilidades de perderla.

¿Solución?

Utilice esos sitios para buscar hoteles disponibles en el área que visita en las fechas indicadas. NO HAGA LA RESERVA CON ESTAS PÁGINAS. Seleccione el hotel que más le guste y búsque el número de teléfono o sitio web y haga la reservación DIRECTAMENTE CON ELLOS. Evítese contratiempos por tratar de ahorrarse unos $$.

Espero que la información les sea de utilidad.

Un año ha pasado

Hace un año salí de casa sin saber que al volver te encontraría sin vida. Han sido 12 meses, 365 días, 8760 horas, 525,600 minutos los que han pasado ya. No puedo evitar sentirme así.

He sobrevivido todo este tiempo… Diebético desde ese día, dos infartos, muerto por 6 minutos, dos stents, momentos bastante oscuros, ilusiones que no serán nunca, amig@s pasajeros, pésimos ratos, nuestro hijo peludo se fue contigo.

También aprendí muchas cosas: a decir lo que siento en el momento, a ver las cosas desde otra perspectiva, a que si las cosas se dan bueno y si no pues no pasa nada, lo que no suma a mi vida lo desecho, a decir adiós a quienes no aprecian mi presencia, a vivir el hoy, a no preocuparme por nada y miles cosas más, pero tal vez la más importante sea AMAR MI SOLEDAD. La soledad me enseñó a no depender de nadie, que si quiero algo voy yo mismo a por ello. La soledad me hizo más fuerte de lo que ya era, a disfrutar los momentos más sencillos.

Desde hace un año tengo un ángel maravilloso que me cuida desde el cielo junto a mi Madre, la Misha, el Fofo y mi bebe Tiger.

Un beso hasta el cielo!!

El tiempo que me quede de vida

Aprovecharé a  vivirlo al máximo. Viviré cada minuto como si fuese el último. Diré las cosas que tenga que decir, no dejaré nada para mañana, podría ser demasiado tarde. Haré saber mis sentimientos a quienes lo merezcan, diré los “te aprecio, te quiero, te necesito, te amo” en el instante que nazcan en mi corazón.

Hoy me han dado la peor noticia de mi vida. Necesito cirujía para liberar una arteria del corazón. Mi seguro no cubre el valor de la misma. UNICAR tiene lista de espera para pacientes como yo de doce meses. No confío en el IGSS. No tengo miedo a morir porque al final es el paso final en ese mundo. Los médicos no me dan un tiempo exacto. Así como pueden ser 5, 6, 7 años, podría ser un mes, incluso mañana.

Haré del resto de mi vida lo mejor que pueda, mientras pueda y hasta donde pueda. Seré la mejor versión de mí mismo y disfrutaré haciendo lo que me gusta. hasta que tome mi último aliento.

Me iré luchando y aunque así tenga que ser, moriré en el intento.